*…:: El mundo de la invención y las matemáticas::…*

Paula González de la Riva

…:: El amor y las matemáticas ::… abril 22, 2008

Hola de nuevo!! 🙂

Hoy voy a hablaros sobre la relación que hay entre el amor y las matemáticas. He decidido trabajar, o mejor dicho, investigar o pensar sobre ello debido a una entrada que leí en el blog de una de nuestras colaboradoras de clase: Sarita 😉 sobre los dotes adivinatorios de las margaritas en relación con el amor y sobre la relación que estas guardan con la probabilidad. Aquí os dejo el enlace para ir a su blog, porque sin duda no tiene desperdicio http://sferrerobravo.wordpress.com/2008/04/11/%c2%bfnos-podemos-fiar-de-las-margaritas/

Con el permiso de Sara voy a resumiros aquí el contenido. La cuestión es que siempre nos fiamos de las pobres margaritas jugando a deshojarlas y a que nos adivinen el “futuro”, más bien, inmediato. Sinceramente a mí nunca se me había ocurrido pensar que deshojar una margarita podría contener

contenido matemático, pero ya veo que sí. Y ahora pienso en la gracia que me hace ver a los enamorados fiándose de las margaritas, es simpatiquísimo al menos ahora que hemos aprendido (al menos yo me fío de lo que dice Sara) que la mayor parte de las margaritas tienen un número impar de pétalos, ver como seguimos fiándonos de los dotes adivinatorios de las margaritas, cuando en un 80% de las veces va a decirnos que sí que nos quiere.

🙂 ¡No somos listos ni nada! 🙂

😛 ¡Cada uno mira para el lugar donde le conviene! 😛

Por otro lado, la entrada me ha servido para tener más recursos a la hora de explicar la probabilidad en el aula; ya no es necesario recurrir a los ejemplos comunes, como son el típico ejemplo de la bolsita con los caramelos de diferentes colores, o el ejemplo de lanzar un dado. 🙂 ¡Sinceramente, gracias Sara! 🙂

Ahora, un poquito aparte de lo que os comentaba antes, pero sin abandonar la temática ni mucho menos, he encontrado, cacharreando por Internet, una página en la que se habla sobre el amor y las matemáticas, que me hace mucha gracia ya que existe una fórmula para medir la duración del amor. ¡Curioso, tenéis razón! ¡Pero ahí lo tenéis, a ver que os parece!

“La duración de un amor depende de la importancia relativa de los dominantes: corazón, sentidos, espíritu. Cuanto más sensual es un amor, tanto menos dura. Los amores de cabeza son vanos y fugitivos. Sólo el corazón es prenda de fidelidad. Esta ley puede representarse por la fórmula siguiente:

Siendo D la duración del amor, k2 una constante positiva, C, S, E, las proporciones respectivas de Corazón, Sensualidad y Espíritu, que entran en la constitución de este amor.”

(Este texto extraído del artículo de Paul Diffloth, Ensayos sobre la matemática del amor, del año 1907)
🙂 Espero que os haya gustado!! 🙂
😛 Un besito 😛
Anuncios
 

9 Responses to “…:: El amor y las matemáticas ::…”

  1. ¡Qué me sonrojo! Gracias Pau, aunque una apreciación: yo no estoy segura de que la mayor parte de las margaritas tengan un número impar de pétalos, es sólo una intuición por lo que leo por ahí, pero para hacer un estudio más riguroso… pues yo que sé, cada uno contamos unas cuantas y miramos el resultado 😉 . Lo que sí puedo decir es que en la naturaleza no podemos jugar a cara o cruz y que que el número de pétalos sea par o impar no es como tirar una moneda al aire.

    Otra cosa: ¡cómo que te fías de lo que digo yo! 😉 . Hay que ser críticos. Nada de darme la razón porque sí; ni a mí ni a nadie (incluída Chiti)… Claro, tampoco tienes por qué darme la razón en esto, desde luego 😉

    Y por último, ¡muy bueno lo de la formulita! Hace tiempo me encontré con otras parecidas que tambien medían… no me acuerdo qué exactamente… pero algo relacionado con el amor… y ¡estaban realizadas por prestigiosos de grandes universidades! No sé, pero me fío tan poco de estas fórmulas como de las pitonisas 🙂 .

  2. gonzalezdelariva Says:

    Sara tiene razón!! No aseguró que tuvieran un número impar de pétalos, pero creo en sus intuiciones jajaja, tal vez yo también pienso en ello, por lo que justifico mis palabras!! 🙂 Imagino que algo así tiene que suceder para que generación tras generación nos fiemos de los dotes adivinatorios sobre las margaritas, no? Aunque por cierto, pobrecillas!!! 😛

    Lo de la formulita jajaja, era un aporte de algo que encontré por ahí, pero tampoco creo demasiado en lo que dice jajaja!!! No me parece demasiado razonable medir el amor de esa forma… pero allá cada uno y su conciencia!! jajaja

    Un besito Sara!! 🙂 Y asias por comentarme ;P

    Y otro besito a todos los demás!!

  3. David R Says:

    Me ha gustado mucho este post, y me ha servido para darme cuenta que no me sonreía la suerte, sino que todas las veces que he usado la margarita ha sido por el porcentaje del 80% impares, y claro, como siempre que cojo una margarita es por un deseo de querer algo…empiezo por “sí me quiere”, y luego cuando hay fracaso le hecho la culpa a la margarita…o a la suerte?

    Es gracioso y curioso.

    Saludos: David R.

  4. Chiti Says:

    ¡El amor, chicas y chico! bueno, que me gusta leer vuestras conversaciones.

  5. pedronrodriguez Says:

    me encanta este post paula¡¡ la verdad es qu es verdad lo de las margaritas y las mats pro nunca le habia visto esa asociacion… sera que simpre me salia ” no me quiere” y acababa de mala leche¡ .. Pero bueno el amor no depende de las margaritas ni nada de eso sin de las ganas que tengas de buscarlo y de lo que recibas gracias a el como por ejemplo peluches de elefant , besos, esas cosas que a todos nso gusta ¿verdad? 😉
    besos guapaaaa

    eSTHeR

  6. Sara Ferrero Says:

    Esther, mira que yo sé poco de amoríos e igual tendría que callarme la boca, pero ¿de verdad crees que el amor depende de lo que recibas gracias a él como por ejemplo peluches de elefante, besos…? Discrepo.

  7. mateosgonzalez Says:

    Buenas gente… por fin me deja entrar para firmar!!!

    Iba a ponerme a comentar el post, pero el comentario de Esther me ha dejado boba… jajaja… peluches de elefante he leido¿? eso no es amor Esther, es consumismo!!! 😛

    bueno caso a parte, entraba yo aquí para decir, que si el 80% de las veces salia que si nos quería… Creo que amí no me enseñaron bien el juego jajaja… o lo hacía al revés o algo pasaba ahí 😉 . He de confesar, que el otro día, después de leer el post, tentaciones tuve de parar a coger una margarita por donde el Crai, para comprobarlo, pero sería caer otra vez en lo mismo, y me enfadaría casi seguro… 🙂 Menos mal que en realidad el amor no depende de las pobres margaritas y llega un momento en el que nos damos cuenta porque sino… jajaja

    Un besñ

  8. gonzalezdelariva Says:

    Jaja, no solo fue porque te ibas a enfadar Noe, sino también porque no te dejé cogerla. ¡Pobrecitas margaritas! 🙂
    Respecto a lo que dice Esther sobre los peluches de elefante….vamos a dejarlo como que nunca lo dijo… ¡No es cuestión de vidas personales Estherilla… y además… eso no es amor! Jajajajaja

    Un besito a todas.

    Muaaaaaaaaaaaak

  9. lauura Says:

    hola! que me a encantado tu post! realmente, felicidades un favor podrias poner la formula esque no la he podido ver!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s